La Asociación de Amigos de El Cardoso de la Sierra y su Municipio: Su historia y su futuro.

La Asociación de Amigos de El Cardoso de la Sierra y su Municipio, (Peñalba de la Sierra, Bocigano de la Sierra, Colmenar de la Sierra,  Cabida y Corralejo), nació el 25 de octubre de 1978, gracias a la iniciativa y el tesón de un grupo de geniales emprendedores que creyeron que el asociacionismo era la mejor manera de trabajar juntos,  poner ideas en común y conseguir un proyecto social aglutinador  que dinamizara el triste futuro que se perfilaba en estos pueblos serranos, victimas de una decadencia que aceleraba la emigración y amenazaba su desaparición.

El  aire de libertad y de ilusión que corría por la España postfranquista no era ajeno al resurgimiento de muchas asociaciones de amigos, vecinos, con el ánimo de conseguir metas sociales y colectivas que propiciaran mayor desarrollo económico y prosperidad.

La asociación fue inscrita en el Registro Provincial de Asociaciones con el número 110, de  acuerdo  a la ley de 24 de diciembre de 1964. El  Gobierno Civil de Guadalajara visó sus Estatutos el 25 de octubre de 1978. El Secretario General del Gobierno Civil de Guadalajara sello los Libros de Actas y de Socios El 14 de  Noviembre de 1978.

La primera Junta General Extraordinaria de la Asociación, se celebro el día 2 de diciembre de 1978, en el  local de la Asociación de Vecinos de Prosperidad, calle Pérez Ayuso numero 11. (Madrid).  Las Asambleas se convocaron en este local .hasta 1980.

Quedo constituida la Junta Directiva siguiente: Presidente: Bernabé Rodríguez Fonseca. Vicepresidente: Bonifacio Arribas. Secretario: Ramón Zabalza, Tesorero: José Dolado López. Vocal por El Cardoso: Elías Martín Rodríguez, Vocal  por Peñalba: Isaías Serrano Rodríguez. Vocal de Juventud: Juan Vicioso Sanz. y. Vocal por Bocigano: Juan Rodríguez Díaz.

Bernabé Rodríguez  fue el  motor de este proceso, junto con Ramón Zabalza,  José Dolado y Bonifacio Arribas, un cuarteto  de campeones que lucharon contra viento y marea por hacer realidad el  proyecto. Bien es verdad, que muchos de  nuestros padres, hermanos,  amigos y convecinos, apoyaron con entusiasmo esta idea desde el principio y con todas sus consecuencias, sin regatear  esfuerzos, ni físicos ni monetarios para revitalizar su patria chica, enfrentándose en numerosas ocasiones a la incomprensión de algunos vecinos del pueblo/

Vaya por delante nuestro  reconocimiento y gratitud a los socios  fundadores.

Desde el principio, los  asociados tuvieron un objetivo claro: conseguir un terreno para construir el edificio de  la sede social. Y  tras mucho esfuerzo, lo consiguieron el  7 de el marzo de 1979, cuando el Ayuntamiento de El Cardoso de la Sierra, y su Alcalde Eugenio Heras, firmo,  a petición de la Junta directiva,  la autorización para  la construcción de un edificio destinado  a sede de la Sociedad de Amigos con fines recreativos  y culturales, en un solar propiedad del Ayuntamiento, bajo la condición única de que en el caso de que deje de funcionar la Sociedad de Amigos de El Cardoso y su Municipio, tanto el solar como el edificio que haya podido realizarse, revertirá al Ayuntamiento.

Tras la concesión del terreno, el  15 de septiembre de 1979, se redacta el manifiesto para la solicitud de creación de la Asociación como Centro Cultural, dirigido al Subdirector General de Entidades y Convenios Culturales de la Secretaria del Ministerio de Cultura Español, con objeto de su inscripción en el registro de Centros Culturales.

Este hecho se materializa en la Asamblea General, de  21 de septiembre de 1979, en la que se nombra  la Junta Rectora del Centro Cultural. Presidente  Bernabé Rodríguez Fonseca, Vicepresidente  Bonifacio Arribas Rodríguez, Tesorero. José Dolado López y Secretario Ramón Zabalza. Además se nombraron las siguientes  Vocalias: Cultura: José Maria Fontana,  Caza y Pesca: Silverio Vicente. Deportes: Felipe Sanz. Biblioteca: Antonio Martín, Juventud: Víctor Rodríguez y Tercera edad:  Marcelino  Alcol.

Desde 1978 a 1982, los Asociados  invirtieron su  tiempo y su dinero en la construcción del Local Social, un lugar de encuentro donde poder desarrollar  actividades recreativas, asociativas y culturales que fomentaran la hermandad entre  los pueblos del Municipio.

La construcción del edificio fue posible gracias a la aportación de trabajo gratuito y donaciones de todos los socios, que trabajaron sin descanso  hasta los fines de semana, sin mas aportaciones económicas de Organismos oficiales, que la ayuda del IRIDA por un total de 250.000 pesetas, en  los años 1979 y 1982.La primera fase de la construcción de la sede  social, según estadillo económico de 1980,  especifica los trabajos de  explanación, excavación para cimientos, cimentación y estructura metálica del edificio, cubierta de placas onduladas de fibrocemento y cerramiento exterior del edificio, contó con   un presupuesto de 1.600.000,- pesetas.

Como ilustración de este periodo, resulta revelador leer el poema que escribió Bonifacio Arribas, titulado: “Como se hizo este  Centro Cultural”, un retrato realista de este periodo.

La Asociación realizo gestiones para recuperar el autobús de transporte público a Madrid que se había perdido por el descenso e la población, lo mismo que las escuelas y los servicios básicos sanitarios.

El día  24 de junio de 1982, tuvo  lugar la inauguración del Centro Social de la Asociación. Presidio el acto D. José Antonio Suárez de Puga, Director Provincial  de Cultura, acompañado por el Jefe Provincial del IRIDA, D. Ernesto Calmarza.

La prensa local y provincial de Guadalajara se hizo eco de este acto, resaltando la función de la Asociación como dinamizadora de la comarca,

Los primeros Estatutos  marcaron claros objetivos  en pro de la conservación del patrimonio natural, asesoramiento legal, fomentar el auge turístico y colaborar en todas las campañas que contribuyan al desarrollo social, económico y cultural del Municipio.

Hasta aquí nuestro origen, un ejemplo para futuras generaciones que tenemos el deber de  preservar  y de  mejorar entre todos, es el  mejor  homenaje que podemos brindar a los fundadores.  Ellos nos trazaron el camino y  nosotros tenemos la responsabilidad de continuar la tarea que con mucho entusiasmo y pocos medios, emprendieron siendo un ejemplo para nuestros  hijos.

Es necesario poner en valor lo que la Asociación significa y lo que nos  brinda como  lugar de  comunicación y de encuentro, no solo de los socios, sino también para los vecinos y visitantes de la comarca.  Además, es el centro  de reunión de otras  asociaciones y colectivos del pueblo, donde todo el mundo es bienvenido, sin pedir el carné.

Por la Asociación han pasado numerosos presidentes que,  con diferente suerte,  han intentado mantener vivo el espíritu asociativo. No ha sido un camino de rosas, ni  ha estado exento de  dificultades. A etapas dinámicas han sucedido  otras más decadentes, parejas al  envejecimiento del edificio. Lo  mas positivo es que el proyecto ha sobrevivido y  que no se ha puesto fin a un sueño, que como algunos conocen, apunto estuvo de  suceder. La Sociedad de Amigos cuenta con  un gran potencial humano, dos centenares de fieles asociados, y con el transcurso del tiempo se ha convertido en un referente social de  la Sierra.

Sin pecar de optimismo, reconocemos carencias y sabemos que nos queda mucho camino por recorrer y,  por supuesto, que mejorar. Si volvemos la vista atrás, al comienzo de los anos 2000, muchos de nosotros   pensábamos  que   no  íbamos  a  ser  capaces  de  sacar  la

Asociación adelante. Las discusiones se sucedían en las Asambleas, sin conseguir  llegar a ningún acuerdo y sin contar con  presupuesto para la reforma que el edificio necesitaba, sin demora.

Nos gustaría mejorar la oferta cultural, pero siempre hemos tenido que enfrentarnos al dique del  presupuesto. Sin ayudas, ni subvenciones,  las cuotas de los socios  no permiten  muchas alegrías, aparte que la  reforma del edificio social ha sido  una prioridad necesaria, a la que hemos dedicado todo nuestro esfuerzo durante varios años.

Hemos cumplido un objetivo y ahora estamos en mejores condiciones para afrontar nuevas  actividades.  Era meridiano que el edificio social necesitaba una renovación urgente y poco a poco hemos conseguido mejorarlo en todos sus aspectos: arquitectónicos con la  renovación del tejado,  aislamiento térmico, renovación de  las  viejas instalaciones, puertas, mobiliario y equipamiento de la biblioteca, lo cual nos permite disponer de un espacio útil para marcarnos  nuevos retos.

Contamos con nuevos Estatutos que fue necesario adaptarlos a la nueva Ley Orgánica 1-2002 de 22 de Marzo,  reguladora del Derecho de Asociación.

Queda mucha tarea por hacer, todo es mejorable, nos esperan nuevas metas y un futuro por delante. para  hacer  lo que los socios nos propongamos, teniendo en cuenta que no podemos  abandonar el legado que nos han dejado nuestros padres.

El pesimismo no forma parte de nuestro programa. Es fundamental  mantener la sede abierta y viva, facilitar el encuentro con las personas, con los Amigos,  fomentar la colaboración de  mayores y pequeños y  dar cabida a las expectativas de los socios. Nuestro mayor potencial son los asociados, la gente que colabora y aporta día a día su granito de arena, sus felicitaciones y sus críticas.

 

Cristina Vicioso Sanz

Secretaria de la:

ASOCIACIÓN DE AMIGOS DE EL CARDOSO DE LA SIERRA Y SU MUNICIPIO.

 

 

Esta entrada fue publicada en Comunidad de Propietarios. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta