La Serrana de la Vera

Romances como éste eran recitados por los  pastores  trashumantes a su vuelta de Extremadura.    

Autor anónimo ( Romancero pastoril )

 
Allá en Garganta la Olla,
por las tierras de la Vera,
se pasea la Serrana
bien calada su montera;
con la honda en la cintura
y terciada su escopeta.Se ha encontrado a un pastorcillo
que jugaba a la rayuela
y le dice: -Pastorcillo,
bien remachan tus ovejas.

-Remachen o no remachen,
qué cuidado le da a ella.

-Pastorcito, pastorcito,
¿sabes tocar la vihuela?

-Sí, señora; sí, señora,
el rabel si usted me diera.

Le ha cogido por la mano,
le lleva para su cueva.

No le lleva por caminos,
ni tampoco por veredas.

Le lleva por unos montes
más espesos que la yerba.

-Pastorcito, pastorcito,
esta noche, rica cena,
de perdices y conejos
la pretina traigo llena.

En lo más alto del monte
le encontraron ya en la cueva.

Cuando entraron, la Serrana
le mandó cerrar la puerta;
y el pastor, como era diestro,
la dejó un poco entreabierta.
Agarrado por la mano
le ha subido la escalera;
le mandó luego hacer lumbre
y al resplandor de la hoguera
ha visto un montón de huesos
y un montón de calaveras.
 
 -¿Cuyos son aquí estos huesos
y estas tantas calaveras?
 
 
-De hombres que yo he matado
por esos montes y sierras,
como contigo he de hacer
cuando mi voluntad sea.Pastorcito, pastorcito,
toma y toca esa vihuela.

El pastor no se atrevía
y a tocar le obligó ella.

La serrana se durmió
al compás de la vihuela.

El pastor la vio dormida
y se echó de puerta afuera.

La serrana despertó
aullando como una fiera
y saltando como corza
le siguió un cuarto de legua.

-Pastorcito, pastorcito,
que la cayada te dejas,

-Mucho palo hay en el monte
para hacer otra más nueva.

-Pastorcito, pastorcito,
que te dejas la montera.

-Mucho paño hay en mi pueblo
para hacer otra más buena.

-Pastorcito, pastorcito,
que te dejas una oveja.

-Aunque cien mil me dejara,
a por ellas no volviera.
Con la honda, la serrana
tiró al pastor una piedra,
que si no es por una encina
le derriba la cabeza.
¡ Anda, le dice, villano,
que me dejas descubierta;
que mi padre era pastor
y mi madre fue una yegua;
que mi padre comía pan
y mi madre pacía hierba !
 
Esta entrada fue publicada en Cultura Popular y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*