La Molinera y el Corregidor

1. En Arcos de la Frontera,
      había un molinero honrado
      que ganaba su sustento
      con un molino arrendado
,
 
  2. Y era casado
      con una moza
      como una rosa.
      Por ser tan bella
      el Corregidor, madre
      se prendó de ella.
 
  3. Iba y venía,
      la visitaba,
      la regalaba,
      hasta que un día
      la declaró el intento
      que pretendía.
 
  4. La molinera le dijo:
      “vuestros favores admito,
      pero temo yo a mi esposo,
      no nos pille en el garlito”.
 
  5. Porque el maldito
      tiene una llave
      con la cual cierra,
      con la cual abre,
      cuando es su gusto
      y si nos pilla a solas
      será un gran susto.
 
  6. El corregidor la dice:
      yo puedo hacer que no venga
      enviándole al molino
      con cosa que le entretenga.
 
  7. Y como digo
      será de trigo
      porción bastante,
      que lo muela esta noche
      que es importante.
 
  8. Bajo la multa
      de doce duros
      y con eso podremos
      estar seguros
 
  9. Allí por aquel molino
      ha pasado un pasajero,
      que entendía de moler
      tan bien como el molinero.
 
10. Si tienes ansia por irte a casa,
       vete tranquilo,
       que esta noche sin falta
       te muelo el trigo.
 
11.  Le agradeció el Molinero
       y arrancó como un cohete:
       a las doce de la noche        
      llega a su casa y se mete 
      en su retrete.
  
12. Cuando en su cama
      vio a la Dama
      sin mucho empeño,
      y al Corregidor,
      que ambos estaban
      dados al sueño.
 
13. En una silla,
       muy recogida,
       sin faltar nada
       halló capa y sombrero,
       bastón y espada.
 
14.  El Molinero se puso,
       con contento y alegría,
       del Corregidor el traje,
       y dejó el que traía.
 
15. Tomó el camino
       para la casa
       de la Corregidora,
       que es linda dama.
 
16.  Llamó a la puerta,
       le abrió el criado
       que estaba alerta,
  
 
 
 
17.  y como iba
       tan disfrazado,
       sin ser notado
       se entró en la cama
       con la Corregidora
       que es linda dama.
 
18. La corregidora
      como extrañaba
      desorden tanto
      le dijo al molinero
      con gran espanto:
 
19. ¿Qué novedad es esta,
      esposo mío,
      que en otras noches
      no anduvo el coche
      con tal violencia?
      y la respondió:
     “ Hija, ten paciencia ”.
 
20. Despertó el Corregidor,
      y ver la hora procura,
      pero al buscar el reloj
      extraña la vestidura:
 
21. La molinera
      toda se altera,
      con gesto muy compungido.
      Señor, que esta es la ropa
      de mi marido.
 
22. A aquel Corregidor, madre
      el delito le acobarda.
      Para salir a la calle
      en vestir poco se tarda.
 
23. Con capa parda,
      chupa y calzones
      con mil remiendos
      y las polainas atadas
      con unos vendos.
     
24. Unas albarcas
      de piel de vaca,
      con una estaca
      y una montera
      fue a su casa y siguiole
      la molinera.
     
25. Llama a la puerta
      con tantas voces;
      ¿no me conoces?,
      que soy tu amo.
      ¿Por qué no contestas
       cuando te llamo?
 
26. ¡ Vaya a su abuela,
      con esa trama!
      harto ha que mi amo
      ya está en la cama.
 
27. Viendo la Corregidora
      que aquel no era su marido,
      se arrojó de la cama
      cual león enfurecido.
 
28. Dijo: ¡Atrevido!
     ¿cómo has entrado
      y profanado
      mi gran decoro?
      ¿quién te dio el traje
      de mi marido?
 
29. La respondió:
       Allá fuera,
       lo sabrás todo.
       Se salieron a. la calle;
       y cuando todos se vieron,
       porque nadie los notase,
       en la casa se metieron.
 
30. Y dispusieron
      como hombres sabios,
      que sin agravios
      por el desquite,
      se celebre el suceso
      con un convite;
      porque en la corte
      con el dinero
      hay más Corregidores
      que Molineros.
 
Esta entrada fue publicada en Cultura Popular y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a La Molinera y el Corregidor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*