Triste es el otoño en mi pueblo

Triste es el otoño, ovejas cansadas
comían la hierba
que ya estaba agostada.
  
Las matas, de amarillas hojas secas
van anunciando despacio
como el verano se aleja.
  
Corren por las montañas,
tristes las ovejas
barruntando el tiempo
que la trashumancia, llega.
  
Mudos se quedan los valles,
tristes se quedan las sierras,
no se oyen los balidos
que alegran la primavera.
  
En silencio, los pastores,
sus hatos van preparando,
muchos días de camino y fatigas
les están esperando.
 
Caminan por las cañadas
que hoy se han perdido;
haga frío o calor
para llegar a su destino.
  
 
Donde les llega la noche,
recogen a su ganado;
bajo la luz de la luna
tienen que estar vigilando.
  
Todas aquellas fatigas
a la historia van pasando,
pues se han quedado las sierras
sin balidos y sin cantos.
  
Si lo cuentas no te creen,
dicen  “no será para tanto”.
Y para que no se olvide
ahí queda mi relato.
 
 
            AUTORA
 
 
Esta entrada ha sido publicada en Cultura Popular y en .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>